El 9 de noviembre de 1989 el mundo cambió para siempre. Después de pasar 28 años tras un muro, los ciudadanos de la República Democrática Alemana por fin podían viajar libremente. Muchas familias habían sido separadas de un día para otro y decenas de personas habían perdido la vida intentando cruzar la frontera, pero desde día cientos de personas y Trabis entraron a Berlín Occidental marcando una nueva etapa para Europa, Alemania y la ciudad.

En el año 2014 se celebró el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín y tuve la suerte de estar ahí. Como he contado en otro post, estuve de Erasmus en una pequeña ciudad de Alemania llamada Frankfurt an der Oder, que está cerca de Berlín. Fue increíble ver como, aún con el frío, miles y miles de personas se unieron para celebrar el aniversario de un hecho histórico.

Para celebrar este día tan importante, en Berlín hubieron diferentes actos y actividades, pero el más impresionante fue el que llamaron “Lichtgrenze” o Frontera de Luz. Creada por los artistas Christopher y Marc Bauder, esta instalación de luces recorría la ciudad siguiendo el trazado del Muro de Berlín. Se utilizaron 8.000 globos/lámparas para cubrir los 15,3 km de largo de la parte céntrica del muro. Por la noche se soltaron uno por uno los globos, entre los aplausos de la gente.

Hauptbanhof y Reichstag

La noche del 9 nos bajamos del tren en la estación central, Berlin Hauptbahnhof, y desde ahí caminamos siguiendo el río Spree por los edificios del gobierno federal hasta llegar al Reichstag. Esta zona tiene edificios modernos, que se iluminan de noche y contrastan muy bien con el Reichstag, donde se reúne el parlamento alemán. A lo largo del camino de globos habían pantallas gigantes con vídeos sobre la historia de la ciudad, de los edificios y del muro. También habían pantallas táctiles con testimonios de berlineses contando cómo cambió todo cuando se levantó el muro y lo que sintieron cuando por fin cayó.

Puerta de Brandenburgo

En la puerta de Brandenburgo hubo una ceremonia con figuras importantes para Berlín como el alcalde de la ciudad y un concierto, por ello tuvieron que cerrar partes de la ciudad y tuvimos que caminar mucho más. Pasamos por detrás y por delante de la puerta pero como había tanta gente preferimos seguir hasta Postdamer Platz para poder estar un poco más cerca de los globos cuando los soltaran.

Postdamer Platz

Después de pasar por diferentes lugares nos quedamos en Postdamer Platz para ver cómo soltaban los globos. Aunque habían muchas personas, no era agobiante porque la gente estaba muy feliz y emocionada de estar ahí, fue un momento precioso.

Checkpoint Charlie

Después de que se soltaran los globos estuvimos paseando por Checkpoint Charlie, uno de los pasos fronterizos más importantes en la época de la RDA. Hoy en día es una atracción turística donde personas disfrazadas de soldados estadounidenses le cobran a los turistas por tomarse una foto.

En cuanto a las lámparas, cuando acabó el evento y soltaron los globos quedaron los pies pero, aunque empezaron a recogerlas rápidamente, la gente empezó a llevárselas. Eran altas, medían 3 metros y tenían una base pesada. ¡Yo vi cómo una persona en bici iba con una en la mano! Como si no pesaran, como si fueran pequeñas.

Qué habrá visto esta señora a lo largo de los años… ¡Qué historias tendrá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.