Si algo tenía claro cuando fui a Budapest, era que tenía que bañarme en el balneario Széchenyi. Me encantaba ver fotos de los baños en las noches de invierno, con la gente bañándose rodeada de vapor como los monos de Jigokudani. ¡El parlamento, el Danubio y el bastión de los pescadores podían esperar porque yo iba a bañarme en Széchenyi!

Piscina balneario Széchenyi

Historia del balneario Széchenyi

Széchenyi le debe su nombre a István Széchenyi, conocido como “el más grande de los húngaros”, un importante político y escritor. De joven participó en las Guerras Napoleónicas y más tarde fue el primer aristócrata en apoyar económicamente la creación de la Academia Húngara de Ciencias.

El estilo de Széchenyi es neobarroco y la obra fue diseñada por el arquitecto Győző Czigler, que no pudo ver su obra terminada (ni empezada). Él presentó los planos en 1896 y se los aceptaron más de 7 años después, para cuando empezaron las obras años después ya había muerto.

El balneario se inauguró en 1913, tras cuatro años de construcción, aunque en el sitio ya existía un balneario más rústico construido en 1881. El agua termal que llegaba a este balneario salía de un pozo artesiano de 970 metros de profundidad. El pozo estaba por la zona de la Plaza de los Héroes y dejó de utilizarse en 1938.

Cuando el balneario abrió sus puertas 1913 era bastante más pequeño que el actual. En 1927 se amplió el edificio y se añadieron las piscinas exteriores, que estaban rodeadas de arena. Con 2800 metros cuadrados de arena, Széchenyi era la playa de Budapest. Me hubiera encantado verlo, pero la arena se sustituyó en 1985 por el suelo de piedra que vemos actualmente.

Piscinas de Széchenyi

Con un área de más de 6000 metros cuadrados, el balneario es el recinto termal más grande de Hungría y uno de los más grandes del continente europeo. Széchenyi cuenta con tres piscinas exteriores y quince interiores de diferentes tamaños y temperaturas.

Para que no te pierdas en tu visita, aquí puedes descargar el mapa en PDF de todas las piscinas y saunas que hay en el balneario con la temperatura en Celsius (el mapa es de szechenyispabaths.com).

Recuerda tener cuidado cuando te bañes en Széchenyi o en cualquier otro balneario. Las altas temperaturas de las piscinas pueden bajarte la tensión y hacer que te marees o hasta te desmayes. No te bañes en aguas termales si tienes problemas de tensión y, si estás embarazada, consulta con tu médico con anterioridad.

Piscinas exteriores

Las tres piscinas exteriores son las de mayor tamaño. Para poder entrar a la piscina central hace falta llevar gorro de baño, pero para el resto de piscinas no hace falta. Esta piscina es una piscina para nadar y hacer largos, aquí viene gente a entrenar, el resto de piscinas son para relajarse.

Széchenyi Budapest

Yo visité Széchenyi en verano, cuando la zona exterior está llena de tumbonas y puedes estar a unos pasos de la piscina sin pasar frío. Si quieres puedes tomar el sol, pero también hay árboles para poder estar a la sombra.

Una de las piscinas exteriores está entre 32°C y 34°C y tiene una zona redonda donde la gente puede caminar. Si hay muchas personas, ¡casi vas flotando de lo rápido que gira el agua! En el centro de la parte redonda te puedes sentar y relajar con un masaje de chorros, como si fuera un jacuzzi. Esta piscina también tiene grandes chorros en el suelo y de tipo cascada para que la experiencia sea aún más relajante.

La otra piscina exterior es más caliente, está a 38°C y tiene un tono más turquesa que las otras dos. En esta piscina no hay nada más que chorros de cascada. Aquí se suele haber menos personas porque al estar más caliente es difícil quedarse mucho tiempo en el agua. Me imagino que en invierno esta piscina debe ser la más popular.

Széchenyi en verano

Desde el exterior se puede llegar a dos saunas, una a cada lado de la zona exterior, por unas escaleras a un piso inferior. Cada una de estas saunas cuenta con una piscina helada.

Piscinas interiores

En el interior del balneario cada piscina es única, hay de diferentes tamaños y temperaturas. Lo mejor es recorrer Széchenyi probando todas las piscinas tranquilamente. Yo pasé la mañana nadando en todas las piscinas, pero hice las fotos casi a medio día, ¡por eso hay mucha gente en las fotos!

Hice fotos de casi todas las piscinas interiores, pero me faltaron algunas. No tomé fotos de dos piscinas que están una frente a la otra y que tienen una diferencia de temperatura de 20°C. Es muy divertido porque pasas de la de 40°C a la de 20°C intentando aguantar la temperatura del agua.

Tampoco tengo fotos de las piscinas de inmersión que tienen cerca de las saunas. Estas piscinas están en alto, son muy profundas, estrechas y su agua está a 18°C. Tienen unas escaleras para poder meterse desde arriba, parecen de experimento.

Estas son las piscinas interiores de Széchenyi:

La piscina octogonal

Piscina octogonal Széchenyi

Piscina de fitness y la piscina termal

Zona de relajación y piscinas termales

Balneario Szechenyi interior

Piscina de chorros interior

Piscinas de 35 y 38 grados Celcius

Balneario Szechenyi piscina interior

Curiosidades de Széchenyi

El agua termal que se utiliza actualmente en Széchenyi sale de un pozo artesiano de 1256 metros de profundidad que se excavó entre 1936 y 1938. El agua sale a 77°C y se enfría añadiéndole agua para poder ser usada.

Al agua del balneario de recicla de dos maneras. Principalmente el agua se lleva al lago del parque en el que se encuentra Széchenyi pero también se utiliza en el zoológico de la ciudad. El agua termal ayuda a calentar todas las estancias de los animales y dos tercios de los edificios del zoo.

Cómo llegar a Széchenyi y las mejores horas para visitarlo

Llegar a Széchenyi es muy sencillo, el balneario está en la línea de metro amarilla M1 y tiene su propia parada, Széchenyi fürdő. Nuestro hotel estaba a cinco paradas, por lo que fue fácil llegar temprano para disfrutar del balneario sin mucha gente.

Nosotros llegamos a las 9 de la mañana y compramos la entrada directamente en las taquillas del balneario sin tener que hacer cola. El horario habitual de Széchenyi es de 6 a.m. a 22 p.m. pero debido al COVID-19 los horarios pueden cambiar, compruébalo antes de ir.

Szechenyi a mediodia

Szechenyi a mediodía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.