Situadas entre el barrio de Santa Teresa y el de Lapa, estas escaleras son imprescindibles en una visita a Río de Janeiro. Este regalo de Jorge Selarón a Rio refleja el espíritu bohemio y alegre de la ciudad. Las escaleras de Selarón cuentan con 215 escalones y más de 2000 azulejos de todas partes del mundo.

Jorge Selarón fue un hombre chileno que se afincó en Río de Janeiro en 1990. Para expresar su gratitud hacia la ciudad que lo acogió, él decidió decorar las escaleras con azulejos de colores para darle más alegría.

Él quería que su obra fuera una obra viva y por eso cambiaba los azulejos continuamente. Los visitantes le traían azulejos de sus países de origen para que la dínamica obra de Selarón continuara en movimiento.

Lastimosamente el sueño de Selarón acabó cuando fue encontrado muerto en las escaleras en circunstancias extrañas en el 2013. Hubieron muchas especulaciones pero todavía no se sabe la verdadera razón de su muerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.