La segunda parte del viaje podéis encontrarla aquí: Road trip por Arizona – Parte II

Un viaje clásico por Estados Unidos es hacer un road trip por Arizona. En este estado hay 22 parques nacionales, por aquí pasa la ruta 66 y además hay sitios impresionantes en las reservas indias, haciendo de Arizona un lugar perfecto para disfrutar de un gran viaje en coche.

Yo estuve en el año 2007, una época a la que me gusta llamar la era pre-Instagram. Hace 11 años el turismo no era tan masivo y aún en agosto podías hacer fotos en el Antelope Canyon tranquilamente. Eso sí, las fotos no quedaban muy bien en lugares con poca luz porque las cámaras eran un poco patata, ¡no se puede tener todo en esta vida!

He dividido el viaje en dos entradas para que no sea tan largo. La ruta del primer tramo fue Tucson – Montezuma Castle – Sedona – Tuzigoot – Jerome – Verde Canyon – Oak Creek Canyon – Wupatki – Sunset Crater Volcano. En el primer tramo recorrimos más o menos 800 km. Empezamos en Tucson, una ciudad al sur de Arizona:

Tucson

Llegamos a Tucson vía Chicago. Un detalle gracioso es que el nombre de la ciudad no se pronuncia como se escribe, la gente dice Tuson, si dices Tucson te miran como si fueras un paleto.

En Tucson ya habíamos estado antes, por lo que esta vez no vimos tanto. Fuimos a Old Tucson, un estudio de grabación de películas del oeste. Aquí han grabado grandes actores como John Wayne, Paul Newman, Kirk Douglas y Maureen O’Hara. Originalmente se construyó para la película de los años 30 llamada “Arizona” pero hoy en día todavía se utiliza para grabaciones.

Cuando no se utiliza para grabar el lugar es un parque temático del salvaje oeste. Puedes ver representaciones en las calles donde el sheriff defiende al pueblo de los bandidos, ir al saloon a ver a las bailarinas de can-can en su espectáculo, montar en un trenecito para dar una vuelta por los sets y hasta beber refresco de zarzaparrilla.

Montezuma Castle

El Castillo de Montezuma fue nuestra siguiente parada de camino a Sedona. Montezuma Castle fue el tercer parque nacional de Estados Unidos en añadirse a la lista allá por el año 1906. El nombre se lo pusieron porque sonaba bien, ya que este lugar no tiene ninguna conexión con los aztecas ni el edificio es un castillo.

Hace muchos años, 68 para ser exactos, se prohibió la entrada a la estructura para que ya no sufriera daños. El edificio de 5 plantas se ve desde abajo, porque está en una especie de cueva al borde del acantilado. Las fotos no le hacen justicia porque desde donde los visitantes lo vemos se ve pequeño, pero en verdad era un edificio de pisos con 20 habitaciones en total.

Sedona

Sedona es un lugar increíble con montañas de un intenso color naranja, un cielo azul enorme y árboles verdes que contrastan con todo, es precioso. Es un buen lugar para relajarse y desconectar.

Sedona se conoce como la capital new age de Estados Unidos porque en los ochenta una psíquica llamada Page Bryant tuvo una visión en la que vio unos “vórtices de energía espiritual” en Sedona. Desde entonces cientos de personas peregrinan a esta ciudad, aquí hay tours para subir a las montañas a meditar, tours para visitar los vórtices, clases de yoga en el desierto, un centro new age, bodas al estilo nativo americano, tiendas de cristales sanadores… en pocas palabras, Sedona es un sitio muuuy hippie.

Si esas cosas no te van puedes ir a jugar golf, hacer senderismo, pescar, ir en bici, descansar en algún spa, montar a caballo… hay algo para todos.

En Sedona dormimos un par de noches para poder ver los alrededores:

Tuzigoot National Monument

En este lugar se encuentran las ruinas de un pueblo de los Sinagua llamado Tuzigoot. Los habitantes tanto de Tuzigoot como de Montezuma Castle pertenecían a la tribu de los Sinagua. No son unas ruinas especialmente impactantes, pero es el pueblo de Sinagua en el cañón Verde mejor conservado. Visitar este monumento nacional también sirve si quieres un sello más en tu pasaporte de parques nacionales.

Jerome

Este histórico pueblo de Arizona llegó a tener 15.000 habitantes en los años veinte, pero ahora sólo quedan unas 400 personas viviendo ahí.  Jerome vivió su época de esplendor gracias a la actividad minera de la zona y en sus minas se extraía cobre, oro y plata. Era un lugar con muy mala fama debido a la cantidad de saloons, burdeles y opio que había ahí, tanto que se la conocía como “la ciudad más malvada del oeste”.

En los años cincuenta el pueblo quedó casi abandonado tras el cierre de las minas. Hoy en día el pueblo vive gracias al turismo y el arte. Hay restaurantes, bares en antiguos saloons, galerías de arte, tours de fantasmas, visitas una de las minas y tiendas de todo tipo.

También se puede visitar la mansión de la familia Douglas construida en 1916 por Jimmy Douglas, el dueño de la mina Little Daisy. La casa tenía las mejores comodidades de la época: calefacción de vapor, duchas de mármol, bodega de vinos, sala de billar y hasta sistema centralizado para la aspiradora. Hoy en día aquí está el Jerome State Historic Park, un museo sobre la historia de Jerome y sus minas.

Verde Canyon

La mejor manera de pasear por Verde Canyon es en el tren que lleva el mismo nombre. Nosotros fuimos por la tarde en el último viaje del día. El tren sale de Clarkdale, va a Perkinsville y vuelve, en total se tarda 4 horas en recorrer los 64 km que separan estos pueblos. El tren tiene primera clase, vagones normales, vagón para un grupo y vagones abiertos. Los vagones abiertos están muy bien porque puedes ir ahí haciendo fotos sin cristal y caminar.

Las vías en las que va el Verde Canyon Railroad se abrieron en 1912 y formaban parte de una línea de tren que unía la fundición de Clarkdale y las minas de Jerome con el ferrocarril de Santa Fe.

En nuestro viaje de vuelta cayó una roca enorme en medio de la vía y tuvo que venir otro tren a buscarnos. Nos bajamos de nuestro tren, pasamos junto a la roca y nos subimos al otro, que para nuestra suerte era todo de vagones de primera clase.

Oak Creek Canyon – Coconino National Forest

Al salir de Sedona en dirección a Monument Valley (hacia el norte) pasamos por el cañón Oak Creek. Es un lugar que no se parece en nada a los paisajes que nos imaginamos al pensar en Arizona; aquí hay humedad y un enorme bosque. Es un paseo bonito, como en un puerto de montaña, por una carretera que serpentea y va tomando altura.


Hay un mirador muy grande que recomiendo para parar y admirar las vistas, porque son impresionantes. Se llama Oak Creek Vista y está en la carretera 89A, tiene un aparcamiento grande, zona de picnic y puestos de artículos navajo.

Wupatki National Monument y Sunset Crater Volcano National Monument

A las afueras de Flagstaff hay dos parques nacionales interesantes. Uno es el de Wupatki, un lugar donde han vivido diferentes tribus pertenecientes a los llamado Pueblo o Anasazi, como los Sinagua, los Cohonina y los Kayenta Anasazi y más modernos como los Navajo y los Hopi.

En Wupatki puedes ver los edificios que construían con piedras cortadas de las que hay aquí y que son de un precioso color naranja. Entre las estructuras que hay en el parque se encuentra una cancha para jugar a la pelota y un anfiteatro. La diferencia está en la forma: el anfiteatro tiene una grada y es redondo y la cancha es ovalada.

En este parque quedan más edificios que en Tuzigoot y eso para mí lo hace más interesante. Además de las ruinas de Wupatki en este parque también podéis visitar las de Citadel, Wukoki, Lomaki y Nalakih, pero para llegar hay que ir por senderos. Caminar hasta todas las ruinas te tomará 2 horas.

Arizona roadtrip wupatki

Eso sí, ¡no hay ni un árbol que dé sombra! En un viaje por carretera en Arizona en verano es muy importante llevar mucha bebida, crema para el sol y gorra.

Vimos el Sunset Crater Volcano desde la llamada Wupatki Loop Road, una ruta que rodea a Wupatki y al volcán. No está permitido subir al cráter pero hay muchos caminos para poder hacer senderismo por los alrededores.

Un comentario en “Road trip por Arizona – Parte I”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.