Si no habéis visto la primera parte del viaje podéis encontrarla aquí: Road trip por Arizona – Parte I

Dividí el viaje en dos entradas para que no fuera muy largo. La ruta del segundo tramo fue Monument Valley – Navajo National Monument – Antelope Canyon – Glen Canyon – Grand Canyon – Seligman – Casa Grande Ruins National monument – Tucson. En el primer tramo del viaje recorrimos 800 km y en el segundo más o menos 1.400 km. ¡Es un viaje muy largo pero Arizona merece la pena!

Monument Valley

Monument Valley no necesita presentaciones, su fama es suficiente. Ha aparecido en anuncios, videojuegos y en decenas de películas. Es la imagen que imaginamos cuando pensamos en un lugar desértico, con la típica bola del desierto rodando por el viento.

Monument Valley está en la frontera entre Arizona y Utah, dentro de la reserva india llamada Navajo Nation. Cuando estuve aquí me llamó mucho la atención que la mayoría de los turistas eran europeos. En otros sitios turísticos de Arizona los visitantes eran mayoritariemente de Estados Unidos, pero en los parques dentro de las reservas no.

Para poder entrar a la reserva hay que pagar por coche. Dentro del parque hay un hotel, un camping, una tienda, un centro de información y un mirador. Se puede dar un paseo en coche por el enorme valle de más de 65.000 km cuadrados por carreteras de tierra naranja. Si prefieres hacer senderismo tendrás que pedir un permiso adicional al de la entrada a la reserva.

Hay que recordar que la reserva Navajo Nation es el hogar de miles de personas, por lo que hay que respetar las casas y los terrenos vallados que encontremos en el camino. No quiero decir que la zona de Monument Valley esté llena de casas, pero sí hay alguna cerca.

Navajo National Monument

Aquí se encuentran las ruinas de Betatakin, Keet Seel e Inscription House, antiguos pueblos de la cultura Kayenta Anazasi que estaban situados en enormes cuevas en los acantilados.

El parque Navajo National Monument no está dentro de la reserva Navajo Nation, por lo que sí forma parte de la red de parques nacionales. En este parque la entrada es gratis y hay 3 senderos para pasear no muy lejos de la oficina de turismo.

Si quieres acercarte más a las ruinas puedes apuntarte a una visita guiada por un ranger del parque. Las visitas guiadas tienen dos rutas, unas salen dos veces al día y las otras hay que reservarlas por teléfono. Caminar dentro de las ruinas está prohibido porque es peligroso debido a la caída de rocas.

Antelope Canyon

El Antelope Canyon es un lugar espectacular, no hay palabras para describirlo. Aquí los colores, la luz que entra desde arriba y la altura de las paredes del cañón hace que aprecies de una manera especial el poder de la naturaleza.

El Cañón del Antílope se divide en dos partes diferentes, el Upper Antelope Canyon y el Lower Antelope Canyon. Estos lugares están separados por unos 6 kilómetros. Este parque está dentro de la reserva Navajo Nation, como Monument Valley.

El Upper Antelope Canyon es más popular ya que es el más cómodo para visitar. Sólo tienes que dejar el coche en el parking y te llevan en un pick-up hasta la entrada del cañón, que está al nivel del suelo. Aquí el cañón es más ancho y la luz entra mejor, o eso dicen. Nosotros visitamos esta parte del cañón.

El Lower Antelope Canyon es menos hondo y más largo que el anterior, pero es menos visitado porque para llegar el suelo del cañón hay que bajar por unas escaleras metálicas.

Cuando estuve en Arizona el cañón todavía no recibía muchos turistas. Había poca gente y no hacía falta reservar (he visto que ahora lo recomiendan). Lo que no ha cambiado es que las visitas al cañón son siempre guiadas para evitar accidentes.

Nuestro conductor y guía era un chico de la reserva de unos 16 años que nos contaba las cosas con tranquilidad. Nos contó que si empieza a llover cerca, hay que salir del cañón rápidamente porque se inunda. ¡En nuestra visita vimos un tronco encajado a varios metros de altura!

En Arizona es muy común que ocurran las conocidas como flash floods, inundaciones muy peligrosas que se forman rápidamente. Muchas calles se inundan y los cañones y valles que parecen secos se convierten en ríos.

Glen Canyon

El cañón de Glen está cerca de un pueblo llamado Page, al norte de Arizona. Aquí se encuentra una enorme presa parecida a la famosa presa Hoover, pero 30 años más moderna y un poco más grande. Las dos presas retienen agua del río Colorado.

La presa es propiedad federal, por lo que hay muchas medidas de seguridad. No te permiten pasar con mochilas ni bolsos de ningún tamaño, ni con comida ni bebida que no sea agua. Yo entré sólo con mi cartera y con mi cámara.

Grand Canyon

No dejéis que su nombre os engañe, el Gran Cañón del Colorado no está en Colorado (me lo han preguntado antes) 😱 Tiene ese nombre por el río Colorado, que ha excavado durante millones de años la piedra hasta convertirla en lo que hoy conocemos como el Gran Cañón.

El Gran Cañón tiene 446 km de largo y una profundidad de más de 1.800 km. Si queréis bajar hasta el río necesitáis dos días, uno para bajar y otro para subir. Es peligroso intentar realizar el viaje en un sólo día debido a los cambios de temperatura, la distancia que hay que caminar y la diferencia de altura entre la parte alta del cañón y el río. En el río la temperatura es mayor, lo que puede provocar deshidratación.

Nosotros fuimos al South Rim y dormimos en el pueblo de Grand Canyon Village, en el hotel Bright Angel Lodge. Escogimos la única habitación libre que tenía baño propio y para nuestra sorpresa resultó ser una cabaña histórica. Era la cabaña de Buckey O’Neill, quien formó parte del regimiento de caballería Rough Riders de Teodore Roosvelt. Esta cabaña es la estructura existente más antigua en el South Rim.

También se puede ir a un lugar en el lado oeste del cañón en el que hay un puente de cristal. Está dentro de la reserva Hualapai y es bastante caro, unos 60 dólares. En el puente no se puede llevar ninguna cámara o teléfono, te hacen las fotos ellos y te las cobran. Decidimos no ir porque estaba a más de 4 horas en coche y no nos pereció que mereciera la pena.

Ruta 66

En nuestro viaje pudimos recorrer un pequeño tramo de la famosa ruta 66 a su paso por Arizona. Fuimos desde Williams hasta Seligman.

Williams es un sitio con más vida, está cerca de la carretera que lleva a Grand Canyon Village, tiene una línea de tren, hoteles y museos. Seligman, en cambio, es un sitio bastante peculiar pero fotogénico. Comimos en un lugar llamado Roadkill Cafe, cuyo eslogan es “You Kill It, We Grill It”, así que imaginaos. La verdad es que no caminamos mucho por Seligman porque hacía muchísimo calor.

Casa Grande Ruins

Nuestra última parada antes de volver a Tucson fueron las ruinas de Casa Grande. Es una enorme estructura de adobe de la que no se conoce su función. Fue construida al rededor del año 1.350 por los Sonoran Desert People. Hoy en día los arqueólogos llaman a esta cultura “Hohokam” pero, según el gobierno, este no es el nombre de una tribu ni de un pueblo. Los descendientes de los pueblos O’Odham, Hopi y Zuni no los llaman Hohokam y la palabra Hohokam no existe en ninguna de esas lenguas.

Un comentario en “Road trip por Arizona – Parte II”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.