La Navidad es la época más bonita para visitar Berlín, todo está decorado, hay mercadillos en las plazas más importantes, si tienes suerte nieva y además venden chocolate de todos los tipos y formas. La ciudad se siente diferente, más alegre, con luz.

Los mercadillos normalmente abren a finales de noviembre y empiezan a cerrar a partir del 26 de diciembre. Para ver información actualizada de cada mercadillo de Berlín, sus días de apertura, el horario y la accesibilidad para sillas de ruedas os recomiendo esta página web, está en alemán.

En Berlín hay muchos mercadillos navideños, estos son los que visité:

Alexanderplatz

El mercadillo navideño de Alexanderplatz tiene algo para todos. En este mercadillo se encuentra el Erzgebirgspyramide más grande de Europa. Los Erzgebirgspyramide o Weihnachtspyramide son pirámides de madera que vienen de la zona de Erzgebirge y son adornos de Navidad. Hay de todos los tamaños, desde torres que puedes colocar en la mesa hasta el de Alexanderplatz, dónde puedes subir. Los pequeños se mueven con el calor de las velas que se colocan debajo.

En este mercadillo hay una tienda de adornos navideños de una marca muy famosa en Alemania llamada Käthe Wohlfahrt. La tienda principal está en Rothenburg ob der Tauber, un pueblo al sur de Alemania en el estado de Baviera. Muchos de los adornos de esta tienda son de cristal y están hechos a mano, ¡tened cuidado al caminar por la tienda porque todo es muy frágil! Hay adornos de todo tipo de temas y de formas, los precios van desde 5€ hasta 50€.

Potsdamerplatz

Cuando fui a este mercadillo el ambiente era muy tradicional, con mucha comida dulce y bebidas navideñas. ¡Ahora hay pista de patinaje, de trineo y hasta pista de curling!

Aquí vi por primera vez las galletas Lebkuchenherzen, unas galletas de jengibre con forma de corazón que se suelen vender en mercadillos y fiestas. Algunas ponen cosas turísticas como “Yo ❤️ Berlín” y otras son para regalar a seres queridos, con mensajes como “princesa”, “te quiero” o “abuelo”. Hay de varios tamaños y llenan bastante, tanto que las grandes se sienten enormes pero recordad que ¡son para compartir!. Estas galletas vienen envueltas en film transparente y aguantan meses sin estropearse.

Gendarmenmarkt

En la histórica plaza de Gendarmenmarkt se instala uno de los mercadillos más bonitos de Berlín. Este mercadillo navideño es menos tradicional, se enfoca principalmente en artistas y artesanos, aquí puedes comprar cuadros, tallas de madera, objetos de cuero, peines… También hay una zona con toldo y calefacción para comer.

Para entrar a este mercadillo hay que pagar entrada, es 1€ para los adultos y gratis para niños menores de 12. Parte del importe de la entrada va a actividades sociales y culturales en Berlín. Como podéis ver en las fotos este mercadillo es muy popular y se llena rápidamente, especialmente durante los fines de semana.

En Alemania por Navidad siempre ponen árboles naturales para decorar. Hasta el mercadillo del pequeño pueblo en el que estaba de Erasmus tenía uno. Si queréis ver unos abetos enormes, en la puerta de Brandenburgo y frente al Reichstag hay unos árboles preciosos.

Schloss Charlottenburg

A este mercadillo fui de día y me perdí el palacio de Charlottenburg iluminado, pero de todas formas merece la pena visitarlo. Es un mercadillo con ambiente familiar, con un belén grande de madera y mucha, mucha comida. Venden unos platos de carne guisada con patatas y cebolla que se sirven con crema que están muy buenos 👌🏻

Me llamó mucho la atención el puesto de pescado ahumado.

Roten Rathaus y Neptunbrunnen

Este mercadillo navideño es el más grande que visité. Está en la plaza frente al ayuntamiento de Berlín y rodea a la fuente de Neptuno. Aquí instalan una impresionante noria de 50 m y además puedes patinar alrededor de la fuente de Neptuno.

Una tradición de los mercadillos navideños, que se llaman Weihnachtsmärkte, es beber Glühwein. El Glühwein en Alemania se hace con vino tinto y se prepara calentando el vino en una olla sin hervir junto con especias como la canela, el clavo de olor y cáscara de naranja.

Todas las bebidas se sirven en unas jarritas o en tazas, decoradas con motivos navideños del mercadillo en el que estés. Al comprar una bebida te cobran la bebida y el “depósito” del vaso, al terminar puedes quedarte el vaso o devolverlo para recuperar el depósito.

Un comentario en “Los mercadillos navideños de Berlín”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.